COVID19,VI MAGAZINE,ViMagazine

Retorno de Cuba a la normalidad es gradual

El retorno de Cuba a la normalidad es gradual, poco a poco a la normalidad en los últimos siete días, aunque las autoridades insisten en el llamado a la cautela ante la posibilidad de un rebrote del nuevo coronavirus (COVID-19).

Con el inicio este viernes de la primera etapa de recuperación en La Habana, todo el país comenzó el retorno a la normalidad tras controlar la pandemia, cuyos últimos casos mayoritariamente se circunscriben a la capital.

En las últimas dos semanas, La Habana ha reportado 60 contagios, lo que supone una tasa de incidencia de 2,58 por cada 100.000 habitantes, seguida solo por la vecina provincia de Mayabeque con siete enfermos.

La Habana, donde viven poco más de dos millones de personas, inició ese proceso cumpliendo un cauteloso programa elaborado por el gobierno que incluye tres etapas y que se han aplicado de manera gradual y asimétrica, de acuerdo con los resultados sanitarios de cada provincia.

La primera etapa, que es la que ahora aplican La Habana y la occidental provincia de Matanzas, pero por la que ya transitaban las otras 13 provincias y el Municipio Especial de la Isla de la Juventud, tiene tres fases que establecen diversas medidas.

Desde el viernes, en la capital cubana se restableció el transporte público con restricciones en el número de pasajeros y reabrieron restaurantes y bares, aunque con limitaciones en la cifra de clientes.

Además es obligatorio el uso de mascarillas, que en la isla llaman nasobucos, y la desinfección de las manos al entrar a todas las instalaciones.

A la par de la reactivación de la actividad económica y social, en el país continúa la búsqueda de nuevos casos positivos, que en los últimos días han sido asintomáticos en su mayoría, con las visitas diarias a las casas de miles estudiantes de Medicina.

«La etapa de recuperación exige que se continúe trabajando con todo rigor, con toda exigencia, sin menospreciar ninguna de las decisiones que se han tomado», afirmó el presidente Miguel Díaz-Canel, al evaluar con las máximas autoridades del país la evolución de la pandemia en la isla.

El mandatario defendió lo que llamó la filosofía de tratar como contagiados a quienes lleguen enfermos a una institución de salud, hasta que se confirme lo contrario, «para evitar que se repitan eventos que complican o retrasan la eliminación de la transmisión».

Díaz-Canel consideró que en el camino a la recuperación el país debe aplicar un grupo de acciones, como el control en cada territorio de los indicadores aprobados para cada etapa, el reforzamiento del control epidemiológico en las fronteras y el fortalecimiento de la infraestructura y del personal para la atención medica en los hoteles.

Se debe definir, explicó, también el procedimiento con propuestas de cuarentena que se aplicará en el futuro inmediato a viajeros cubanos y residentes en el exterior que ingresen al país.

«Eso implica definir los hospitales que de manera permanente se van a quedar en el manejo de la COVID-19, los centros de sospechosos, de contactos y de viajeros, y certificarlos por parte del Ministerio de Salud Pública», agregó.

Por su parte, el primer ministro Manuel Marrero pidió estar preparados para si surge algún brote, aplicar medidas de cuarentena en el lugar específico «para que el resto de la provincia pueda seguir funcionando con normalidad».

Cuba ha mantenido los contagios en un nivel muy bajo, aunque se acumulan 2.372 infectados y 86 fallecimientos desde que hace poco más de tres meses y medio apareció la enfermedad en la isla.

El domingo, el gobierno cubano envió un centenar de médicos, en tres diferentes brigadas, a combatir la pandemia en Sierra Leona, Sao Tomé y Príncipe y Guinea Ecuatorial.

En las últimas semanas, Cuba ha enviado 38 brigadas de cooperantes sanitarios a ayudar en el enfrentamiento a la enfermedad en 31 países, entre los que se encuentran Venezuela, Nicaragua, Italia, Andorra, Belice, San Vicente y Las Granadinas, Antigua y Barbudas, Santa Lucia, Haití, y Guinea Bissau.

Precisamente, el miércoles regresó la brigada de 34 cooperantes que trabajó durante tres meses en Andorra.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *