COVID19,VI MAGAZINE,ViMagazine

Cuba reabre esta semana fronteras a turismo mundial

Cuba planea reabrir su industria turística, que representa un importante motor económico y fuente de ingresos de divisas, tras sufrir estrictas limitaciones por la aparición de la pandemia de COVID-19.

«A partir del 1 de julio se inician las operaciones con el turismo internacional en Cayo Largo, Cayo Coco, Cayo Guillermo, Cayo Cruz y Cayo Santa María», anunció hace unos días en televisión el titular del Ministerio de Turismo (MINTUR), Juan Carlos García.

El ministro aclaró que la apertura se realizará solo en hoteles de la cayería que bordea a la isla y con limitaciones sanitarias para el control del nuevo coronavirus, al circunscribir el tránsito de los huéspedes al interior de las instalaciones hoteleras para evitar el contacto y posible contagio entre los turistas y la población cubana y así prevenir un rebrote de la pandemia.

Este domingo, en el país se reportaron 86 fallecidos y 2.332 contagiados desde que la COVID-19 apareció en Cuba, el 11 de marzo último, con la detección de tres turistas italianos infectados. Como consecuencia, en abril último la isla registró un decrecimiento del 49,0 por ciento de turistas, de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Hace diez días, el MINTUR abrió las reservaciones para el mercado internacional con la venta de los hoteles de la cayería a través de viajes a esos islotes, que se realizarán en vuelos charters de manera directa desde los países de origen de los visitantes.

Turistas extranjeros caminan frente al hotel Nacional, en la localidad del Vedado, en La Habana, capital de Cuba el 14 de marzo de 2020. (Xinhua/Joaquín Hernández)

El plan de las autoridades cubanas, de acuerdo con lo explicado por el ministro García, incluye someter a pruebas sanitarias a todos los vacacionistas que lleguen al país a través de una prueba de biología molecular para detectar si portan el nuevo coronavirus, sumados a los controles sanitarios de un médico, una enfermera y un técnico en higiene y epidemiología en cada hotel.

El estricto protocolo sanitario que se aplicará en todas las instalaciones turísticas ha servido para que la isla se promocione como «un destino seguro» en una etapa post pandemia.

Por su parte, la suspensión de las actividades turísticas ha sido aprovechada para restaurar y mejorar algunas instalaciones, así como los 19 aeropuertos cubanos, entre ellos el de Jardines del Rey.

El turismo, que después de la venta de servicios médicos es la segunda fuente de ingresos de la isla, recibió en 2019 a 4,2 millones de vacacionistas, una caída del nueve por ciento en relación con el año anterior.

Para este 2020 las autoridades esperaban la llegada de 4,5 millones de turistas, previsión que resultó fallida por la aparición del nuevo coronavirus.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *